La actual exposición recoge dos perspectivas diferentes de lanzarote. Por un lado, una visión escultórica inspirada en la plasticidad de la isla y por otro lado una recreación de la representación postfotográfica del presente más actual de este territorio, confrontándo con su pasado histórico. Ambas perspectivas tienen como origen la relación del ser humano con el entorno, bien a través de la intervención arquitectónica, bien a través de la ficción de las redes sociales